El malecón habanero.
El malecón habanero.

El malecón habanero.

Otro de los lugares más visitados de nuestro país es el  Malecón habanero. Largo muro de concreto desnudo, que custodia una ancha avenida y es asediado por los embates de la corriente del Golfo. Avenida marítima más famosa de Cuba; con sus seis vías de carriles es rematada por una ancha acera, coronada por un muro que sirve de asiento a millares de personas que contemplan el mar azul, el paso de los buques, o el rostro amado de quien comparte un lindo momento al apreciar el ocaso.

Haciendo algo de historia, el primer nombre del Malecón fue: Avenida del Golfo. La Historia del Malecón comenzó en 1819 cuando se puso en práctica el llamado “ensanche de extramuros”, pues la ciudad estaba creciendo y el espacio costero que iba desde la entrada de la Bahía de La Habana hasta el Torreón de San Lázaro, era solo un espacio abierto de roca y mar, hermoso pero sin otra señal que lo inhóspito del lugar, a donde iban algunas familias a tomar baños de mar.

Así estuvo muchísimos años, pero en 1859 por toda la calle San Lázaro comenzó a circular el ferrocarril urbano que iba desde las cercanías del puerto hasta la propia desembocadura del Almendares.

Proyecto | Project

Se pensó entonces en el inhóspito litoral habanero y encargaron el proyecto a don Francisco de Albear, el más grande ingeniero cubano de la época. Albear concibió una formulación compleja y acertada de lo que debía ser la obra, más allá de un simple paseo.

Según consta en documentos históricos, la ancha avenida debía construirse a cuatro metros sobre el nivel del mar, separado de la orilla, y en la parte inferior una larga sucesión de 250 bóvedas, para dar cauce a otras necesidades de la ciudad, porque la galería resultante podía servir como línea de ferrocarril y almacén, pensando en el activo puerto habanero, o como línea defensiva militar.

Todo el proyecto costaría 850 mil pesos de la época, pero el gobierno español no se animó a soltar prenda a la administración municipal habanera y la propuesta de Albear durmió un largo sueño.

La riqueza arquitectónica del Malecón se expresa también en las antiguas edificaciones, la mayoría ahora en remozamiento, que guardan la belleza de las columnas barrocas, adornadas con cabezas de animales, flores y plantas, de colores brillantes, que ni siquiera el fulgor del Sol logra desvanecer.

Es también asiento de algunos de los mejores hoteles capitalinos, entre ellos el emblemático Hotel Nacional, donde aún es posible encontrar los cañones que defendieron La Habana durante la colonia española; así como el Riviera, y el Meliá-Habana, símbolo de la modernidad de la capital cubana.

Bueno si le a gustado las vistas, Hostal Juancho lo invita a un paseo en auto por todo el malecón. Estamos seguros que se enamorará de su paisaje.

Compartir

42 comentarios

  1. Irene M

    Adoro el malecón habanero, es uno de mis lugares favoritos cuando visito Cuba. Gracias por mostrarme cosas que no conocía sobre él. Felicidades por su web, tiene artículos muy interesantes. En mi próxima visita iré a visitarlos. Gracias.

  2. Woah! I’m really digging the template/theme of this website.
    It’s simple, yet effective. A lot of times it’s difficult to get that “perfect balance” between superb usability and visual
    appeal. I must say you have done a great job with this. Additionally, the blog loads very quick for me on Chrome.
    Superb Blog!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *